Día 3 en EEUU: De Nueva York a Washington: visita express
Grandes viajes Nuestros Viajes Nuestros viajes

Día 3 en EEUU: De Nueva York a Washington: visita express

No queríamos irnos de EEUU sin ver la los emblemáticos edificios institucionales de la gran capital. Así que el tercer día en Nueva York, nos cogimos un bus de ida y vuelta y allí nos plantamos. El bus tarda unas 4 horas en llegar, y es bastante económico. Te deja y te recoge en Union Station en Washington, que está bastante cerca del Capitolio.

Para saber más sobre el autobús de Nueva York a Washington, lee este post.

Para ver lo principal de Washington seguimos una ruta concreta, todo a pie. La verdad es que es una ciudad bien planificada, y parece que todo esté cerca, pero para seguir nuestro itinerario tuvimos que andar mucho, acabamos muertos. Tanto que para volver tomamos un taxi desde la Casa Blanca hasta Union Station.

Itinerario: Union Station > Oficina postal > Supremo > Biblioteca > Capitolio > Jardín Botánico > Museo del aire y el espacio > Castillo Smithsonian > Museo de Historia Natural > Monumento a Washington > Memorial de la II Guerra mundial > Monumento a Lincoln > Casa Blanca

De monumento en monumento

La ciudad de Washington está construida y planificada en torno a los edificios institucionales y los monumentos conmemorativos. Lo primero que visitamos fueron el Capitolio, la Corte Suprema y la Biblioteca del congreso. Tuvimos mala suerte, y y estaban limpiando la fachada del Capitolio, así que estaba bastante cubierto de andamios. Nos suele pasar, seremos gafes o algo… La Biblioteca por dentro se puede visitar y es una chulada. Además, os recordará a más de una peli.

El Monumento a Washington precede al Memorial de la Guerra II Mundial, un impresionante paisaje arquitectónico (¿recordáis la película de Forrest Gump?). Está rodeado de monumentos conmemorativos, a soldados, presidentes…etc. Entre ellos, el monumento a Lincoln. Hacía un calor asfixiante (30º), pero como habíamos pasado tanto frío el día anterior, fuimos muy abrigados a Washington. Gran error. Para descansar de la caminata y del calor (íbamos cargados de chaquetas y sudaderas), nos sentamos junto a una de las gigantes fuentes del memorial y nos descalzamos. Un americano -muy americano y muy patriótico- nos echó una bronca (aunque aquello estaba lleno de turistas a los que les faltaba usar la fuente de piscina), así que nos fuimos a ver la Casa Blanca con la oreja caliente.

Rodeada de un entorno muy peliculero, con reporteros, manifestantes y turistas, la Casa Blanca no nos impresionó demasiado. Más que el hecho de ver la residencia del presidente de EEUU.

Los museos, de lo mejor

Los monumentos y edificios institucionales son una maravilla, pero lo que más nos entusiasmó fueron los museos. Están todos en la misma calle y puedes ver cosas que quizás en otro países no. Y además, están esponsorizados, por lo que la entrada es gratuita. Simplemente, puedes dar un donativo si así lo deseas. Suele haber una cajita destinada a recogerlos.

Primero visitamos el Jardín Botánico. Es precioso, muy bien conservado y una visita de lo más agradable. Especialmente par mí, que soy una jardinera aficionada. En el caso de Jony,  que es piloto de ultraligero, el Museo del Aire y el Espacio fue su recreo, con cápsulas espaciales, piezas de los Apolos… de todo para los frikis de los viajes espaciales y de la aviación. Por último, el Museo de Historia Natural. Yo tenía la ilusión de ver huesos auténticos de dinosaurio, y en este viaje cumplí mi sueño varias veces. Es una visita que te deja sin palabras.

¡Sorpresa!

Cuando por fin llegamos a Nueva York eran más o menos las 12 de la noche. Nos fuimos a coger el metro tan tranquilos, sin saber que íbamos a ver una de las cosas más famosas de Nueva York: ¡las ratas del metro! Iban en manada, ¡¡¡y eran enormes!!!. A mí casi me da algo, salimos a toda leche escaleras arriba. Ahora tiene gracia, pero en el momento lo pasé fatal, ¡¡uggg!! En fin, al menos no nos pueden decir que no lo hayamos visto todo…

Galería

 

  

Nuestros viajes

Tere

Desde que era muy pequeña, viajar y descubrir nuevos lugares y personas ha sido mi pasión. De profesión, soy músico. Estudié Viola en el Conservatorio, además de Comunicación Audiovisual en la Facultad. Me encanta viajar con mi marido Jony y vivir nuestras pequeñas aventuras. Desde que nos conocimos, ¡no hemos parado de recorrer el mundo!

DEJAR UN COMENTARIO

Simba Viajeros

La web de viajes definitiva. Guías, relatos, tips, reseñas... Todo lo que necesitas saber para agarrar la maleta, ¡y volar!

Instagram

Esta web utiliza cookies. Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies