Algarve en autocaravana I. Marinha – Benagil
Nuestros Viajes Viajes en autocaravana Viajes por Europa Nuestros viajes

Algarve en autocaravana I. Marinha – Benagil

Después de nuestro gran viaje por Vietnam y Birmania este año no nos había quedado ni mucho presupuesto ni muchos días de vacaciones que gastar. Pero somos de culo inquieto y no podíamos estar todo el verano en casa, así que nos preparamos una escapada de lo más económica por el Algarve portugués.

Preparando el viaje

Sabíamos cuándo íbamos a irnos, y sabíamos que iba a ser en autocaravana. Pero no sabíamos dónde ir. Es uno de los mejores factores de viajar en autocaravana, tienes libertad total para viajar a donde quieras, y cambiar de destino como quieras. Por eso, cuando la cogemos preferimos no planear mucho.

Teníamos varios destinos entre manos: Cabo de Gata en Almería, Conil en Cádiz o el Algarve en Portugal. Por si os sirve para tomar vuestras decisiones viajeras, nosotros solemos fijarnos en:

  • El tiempo
  • La distancia en km
  • Si ya hemos ido, hace cuánto tiempo
  • Qué nos apetece más…

Al final nos decidimos por el Algarve. Con poco más que preparar, hicimos las maletas. Para un viaje en autocaravana, hay varias cosas que nunca nos dejamos atrás: nuestro kayak, la cámara deportiva y el ukelele 😉 Diversiones aparte, es importante tener previsión al menos del primer sitio en el que vais a pasar la noche. Nosotros solemos consultar la web https://www.campercontact.com/es/. Por supuesto, no olvidéis hacer una buena compra. Si algo tiene de bueno viajar en autocaravana es que vas con la casa a cuestas, y ahorras en restaurantes. Nosotros compramos variedad de platos preparados: tortillas, empanadas, tallarines, arroz, ensaladas…etc. Así tampoco teníamos que enredarnos mucho cocinando.

Día 1: Llegamos la noche anterior y pasamos el día en Marinha

Peaje y pernocta

Viajamos desde Badajoz, tomando la E-90, la IP-7, IP-2 y IP-1. En Portugal, hay que tener en cuenta que la mayoría de las autopistas son de peaje. A la ida, preferimos ir todo por autopista para no llegar demasiado tarde. Gastamos unos 20€ en pejaes, para que os hagáis una idea. Es importante tener en cuenta que la autopista que cruza todo el Algarve (A-22) es de peaje, pero no con los puestos de pago habituales. Funciona a través de unos arcos automatizados, que toman una foto de la matrícula. Si vais desde Andalucía, el sistema de pago es sencillo porque hay una salida para extranjeros en la que asociaréis vuestra tarjeta de crédito. Para los que vais desde otro punto, como nosotros, debéis comprar una tarjeta prepago. Nosotros lo hicimos en la gasolinera de Estremoz. Llegamos de noche a la zona de Portimao y pernoctamos en el Camping Canelas.

Playa de Marinha

Decidimos repartirnos los cuatro días de viaje entre la zona de Lagos y la zona de Sagres. Así que el primer día nos dirigimos a la playa de Marinha, catalogada como una de las más bonitas de Europa. A pesar de ser finales de Agosto y de ir entre semana, la playa estaba hasta arriba. Por suerte para nosotros, tenemos nuestro kayak, una de las mejores compras que hemos hecho. Con él nos solemos desplazar de las playas más concurridas a las calas de alrededor. Gracias a ello, hemos podido disfrutar de las cuevas y los acantilados tan bonitos de la costa portuguesa, además de visitar playas mucho más solitarias y tranquilas que las “típicas”.

La otra opción para hacer esto es alquilar una excursión en barco o lancha. Desde nuestro punto de vista, un error. Los barcos hacen ruido y contaminan, además de ser molestos para los deportistas acuáticos que hacen snorkel, kayaking, paddle-surfing y demás. Pudimos comprobar que las visitas a las cuevas y playas eran en plan exprés. Los conductores no se detenían y, como siempre en este tipo de excursiones preparadas, los turistas parecían borregos guiados a trompicones de un lado a otro.

Nuestro kayak es el Intex Explorer K2, un kayak hinchable, fácil de transportar, con remos desmontables y muy resistente. Lo compramos en junio de 2016 por 112€ en Amazon. ¡Y lo recomendamos! 

Remando por la costa

Por la mañana fuimos desde la playa de Marinha hacia la izquierda bordeando la costa. Vimos la cueva Do Buraco, uno de los llamativos monumentos naturales de esta costa tan peculiar. Seguimos remando hasta la cala Malhada do BaraÇo, no tan solitaria como nos gustaría. Es una playa bonita, sin embargo, los barcos turísticos la invaden, parando a los turistas allí. Incluso han colocado un bar y sombrillas, nada llamativo. Detrás de esta cala nos detuvimos en la Cala do Barranquinho, mucho más tranquila y apacible.

Por la tarde bordemos el otro lado, si miras a la costa, hacia la derecha de Marinha. Pasamos bajo otra maravilla de roca, el doble arco de la Playa Mesquita, vimos montones de cuevas y hermosas formaciones rocosas y terminamos pasando la tarde en la Cala da Corredoura.

A pesar de que el agua en el Algarve suele ser muy fría y otros años no hemos podido bañarnos, este año sí que lo disfrutamos. es una de las zonas costeras más hermosas de la península, y es un auténtico placer poder verla desde el agua y disfrutar sus playas y calas más escondidas.

Cuando nos cansamos y casi se puso el sol, nos fuimos a pernoctar a un área privada en la N-125. podéis verla en el mapa:

Día 2: Benagil, unas vistas incomparables

Al día siguiente nos dirigimos a Benagil. Cerca de esta playa se encuentra la famosa Playa Do Buraco, dentro de una gran cueva en la que la bóveda tiene una gran claraboya natural. Hace un par de años habíamos estado en la misma playa, y no habíamos podido visitar la Paya do Buraco. Este año no nos íbamos a quedar con las ganas.

Primero intentamos meter la autocaravana por Benagil, lo cual fue misión imposible. El aparcamiento escasea, y el Algarve se está convirtiendo en una zona super turística. Esto sumado a lo estrecho e intrincado de las calles nos hizo buscar otra alternativa. Un poco más allá de la Playa de Benagil encontramos la Playa do Carvalho. Aquí encontraréis mucho sitio para dejar la autocaravana o el coche. Aparcamos arriba y bajamos todo el camino hasta acceder a la playa. También había bastante gente, pero el ambiente era tranquilo.

Pasamos la mañana tranquilos en Carvalho, viendo como los turistas se tiraban desde el acantilado al agua y disfrutando de la hermosa playa y del agua cristalina y tranquila. A mediodía íbamos a la autocaravana a comer, con tanta suerte que se quedó un gran hueco libre muy cerca del acceso a Carvalho. ¡Ahora sí que teníamos unas buenas vistas! Por la tarde usamos el kayak para ver la Playa do Buraco y las cuevas y calas de toda la zona de Benagil.

Pernocta en una ubicación perfecta

Para pernoctar, nos debatimos entre quedarnos en el parking de tierra de Carvalho o ir a un área de autocaravanas. Al ver que había otros muchos pernoctando allí, decidimos quedarnos. Siempre que pernoctes de esta forma, debes ser respetuoso con la naturaleza: No verter ningún tipo de agua, no tirar basura, no acampar o hacer fuego… ¡Vimos muchas malas prácticas! Parece mentira que en el siglo XXI todavía haya gente tan irrespetuosa con el medio ambiente y con los demás.

Despertar junto a la playa fue uno de los grandes placeres que nos brindó este viaje. ¡Pero eso te lo contaremos en la segunda parte de este diario!

Galería

 

 

  

Nuestros viajes

Tere

Desde que era muy pequeña, viajar y descubrir nuevos lugares y personas ha sido mi pasión. De profesión, soy músico. Estudié Viola en el Conservatorio, además de Comunicación Audiovisual en la Facultad. Me encanta viajar con mi marido Jony y vivir nuestras pequeñas aventuras. Desde que nos conocimos, ¡no hemos parado de recorrer el mundo!

01 Comentario

  1. blanca

    El post muy interesante y el lugar perfecto!

    saludos

    18 febrero, 2018 Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Simba Viajeros

La web de viajes definitiva. Guías, relatos, tips, reseñas... Todo lo que necesitas saber para agarrar la maleta, ¡y volar!

Instagram

Esta web utiliza cookies. Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies