Fin de semana en Córdoba
Nuestros Viajes Viajes por España Nuestros viajes

Fin de semana en Córdoba

Llegamos y visitamos Almodóvar

Nuestra visita a Córdoba la hicimos con motivo de un regalo tipo “experiencias” que nos habían hecho unas amigas. Podíamos elegir entre varios destinos, pero nos decidimos por Córdoba, que nos cae cerca y nunca habíamos estado. Nuestro alojamiento no estaba justo en la ciudad, sino en un pueblo a 20 km, Almodóvar del Río.

El mayor atractivo de Almodóvar del Río es su castillo. Se trata de una fortaleza de origen árabe, datada en el 740. Aunque es muy antiguo, fue restaurado en el siglo XIX por un aristócrata, el Conde de Torralva. Se ve que gracias a este conde, el castillo pudo mantenerse en pie, y a él se le debe el aspecto actual.

Gracias a estas obras de restauración el castillo puede visitarse en perfectas condiciones, una oportunidad no muy común. Puedes entrar en torres, salas, salones, patios…etc. Incluso se utiliza para celebrar bodas y otros eventos. Gracias a las buenas condiciones en las que está, pudimos visitarlo por completo, lo cual nos llevó toda la tarde. Es un lugar que te transporta a otra época, cuyas salas y visita están bien ilustradas y explicadas en diversos letreros.

Mañana en Medina Azahara

En la mañana del sábado decidimos reservar la visita a Medina Azahara. Es cierto que Córdoba es más famosa por su catedral. Sin embargo, a nosotros nos pareció que Medina Azahara está subestimada. Aunque la Mezquita es impresionante, Medina Azahara es una joya arquitectónica e histórica realmente impresionante.

Fue una ciudad íntegramente construida por los musulmanes, en el siglo X por el primer califa de Al-Andalus, Abderramán III. Fue destruida poco después como consecuencia de una guerra que supuso el final del Califato de Córdoba y la aparición de los Reinos Taifas. A pesar de que la extensión que ocupa es enorme, actualmente sólo se ha excavado alrededor del 10%. Esa es la razón de que creamos que es una joya poco valorada. Ya es impresionante tal y como está actualmente, imaginad que ese es sólo el 10% de todo lo que se puede llegar a descubrir.

A pesar de las guerras y del paso del tiempo, muchas zonas se han mantenido. La mayoría de los cimientos están intactos. Fue una visita que nos recordó mucho a Pompeya. Una ciudad al completo, abandonada y destruida, que se ha conservado tal y como el pasado nos la dejó. Puedes imaginar la vida en la Andalucía del Califato. Los grandes y bellos edificios almorávides se combinan con las intrincadas calles en las que la mayoría de la población hacía vida.

El tremendo calor -a pesar de ser ya septiembre- no consiguió que nos rindiéramos. Estuvimos toda la mañana paseando entre ruinas e imaginando la vida cotidiana y el paso del tiempo.

Mezquita de Córdoba y casco antiguo

Después de la visita a Medina Azahara nos movimos al centro de la ciudad. En pleno casco antiguo encontramos un restaurante de lo más acogedor: La Taberna d’Ucles. La comida que sirven se centra en recuperar la gastronomía andalusí y cordobesa. Un buen rincón, sin duda. Una vez repusimos fuerzas, nos dirigimos a la mundialmente famosa Mezquita de Córdoba. 

La historia que trae la catedral consigo es lo que más fuerza y valor le da a la visita. Este edificio emana historia, pues pasó por varias etapas constructivas: basílica cristiana, conversión a mezquita, ampliaciones del emirato y el califato y, finalmente, conversión a catedral. Todo esto puede apreciarse en sus muros. Además de la historia, es un edificio de gran belleza. Especialmente llamativos y conocidos son sus arcos y columnas. Y por supuesto, el Mihrab, de una belleza y detalle sobrecogedor.

Después de ver la Mezquita, paseamos por el casco antiguo,uno de los más extensos de Europa. En él se mezcla la Medina musulmana, la Judería, la Ajerquía… Sus calles estrechas, los monumentos, los patios llenos de flores…ect. Todo el casco antiguo de Córdoba invita a perderse y a revivir el pasado de una ciudad con mucha historia y vida. Y para descansar, nada mejor que tomar un buen té árabe en alguna tetería de la zona. Nosotros hicimos la parada de rigor en la Tetería Argana.

Alcázar de los Reyes Cristianos

Para terminar nuestro finde en Córdoba, decidimos entrar en el Alcázar. Declarado patrimonio de la humanidad, se trata de un antiguo alcázar árabe, transformado en edificio militar con la reconquista. Son llamativas sus torres y salones, pero sin duda lo mejor del Alcázar son sus jardines. 

Nada como un paseo por unos enormes jardines musulmanes para relajarse y disfrutar de una mañana tranquila y agradable. Los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos tienen una extensión enorme -55.000m2-. Por ello, pasear os llevará unas horas, pero merece la pena la visita.

Galería

 

  

Nuestros viajes

Tere

Desde que era muy pequeña, viajar y descubrir nuevos lugares y personas ha sido mi pasión. De profesión, soy músico. Estudié Viola en el Conservatorio, además de Comunicación Audiovisual en la Facultad. Me encanta viajar con mi marido Jony y vivir nuestras pequeñas aventuras. Desde que nos conocimos, ¡no hemos parado de recorrer el mundo!

01 Comentario

  1. blanca

    soy muy fan de Córdoba, un lugar maravilloso

    13 febrero, 2018 Responder

DEJAR UN COMENTARIO

Simba Viajeros

La web de viajes definitiva. Guías, relatos, tips, reseñas... Todo lo que necesitas saber para agarrar la maleta, ¡y volar!

Instagram

Esta web utiliza cookies. Más información y Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies