Cómo usar Uber, Lyft, Cabify, Grab…

La forma mas rápida para moverte en una ciudad o desplazarte del aeropuerto cuando estas de viaje es usar los taxis, pero es un medio caro y a veces sucio y poco inseguro. Teniendo las mismas ventajas que un taxi, pero solucionando los problemas de suciedad, precio e inseguridad tenemos las plataformas Uber, Lyft, Cabify, Grab, etc.

Voy a perder mas tiempo instalando la aplicación que cogiendo el taxi…

Es cierto que si en un momento concreto decides instalarte la aplicación, registrarte y pedir un coche es un proceso mas lento que salir a la calle y levantar la mano, por eso te recomendamos instalar la aplicación antes del viaje. Así incluso te vas familiarizando con ella. Depende del país o la ciudad a la que vayas a viajar puede que exista una o varia de estas plataformas, por lo que recomendamos antes de hacer el viaje acceder a sus páginas y comprobar si están disponibles: UberCabify (España y latino américa), Lyft (Estados Unidos), Grab (Sudeste asiático).

Una vez descargada la aplicación a través de iTunes o Google Play se te pedirán los datos personales para registrarte, así como una foto tuya y los datos de la tarjeta para realizar el pago. Es importante que tanto los datos como la foto sean reales, puesto que en caso de no serlo no podrás realizar el viaje.

Se donde quiero ir, pero ¿donde me recogen?

El funcionamiento es muy sencillo, debes tener activado el GPS del móvil e introducir la dirección de donde quieres ir. En unos segundos la aplicación te mostrará el itinerario a seguir, el precio aproximado de la carrera, y te permitirá elegir entre los distintos tipos de vehículos con sus tarifas correspondientes.

Dependiendo de la aplicación suele haber tres tipos de tarifas, la tarifa compartida, la normal y la ejecutiva o lujo.

En la tarifa compartida los gastos serán menores, pero durante el trayecto es posible que el conductor pare a recoger a otro pasajero, que lo dejará de camino a tu destino o después de dejarte a ti. En nuestra experiencia esta tarifa es perfecta, porque aunque parezca que puedes tardar más no es así, nunca se ha desviado de la ruta para coger o dejar a un pasajero y te ahorras buena parte del total de la carrera.

La tarifa ejecutiva o de lujo es idónea si quieres viajar en un coche de alta gama, no quieres compartir coche con otros usuarios y quieres que el trato y las comodidades sean las mejores.

Control en todo momento

Una de las situaciones que evitas al usar Uber, Lyft o Cabify son los famosos rodeos que ciertos taxistas aprovechan para engañar a los turistas. Con estas aplicaciones desde el momento que has elegido el tipo de vehículo y la tarifa sabes quien es tu conductor, que vehículo conduce, cuanto va a tardar en llegar y a que hora va a dejarte en tu destino, y lo mas importante, sabes exactamente el trayecto que va a hacer.

Estas aplicaciones hacen uso de los datos de tráfico que hay en Internet, tanto en sus propios conductores como datos de Google Maps, para trazar la ruta mas rápida y directa al destino. Y si en un momento dado se produce un atasco puedes ver como la aplicación intenta redirigirte para que no sufras la retención.

Además el conductor siempre tiene la aplicación a la vista, a modo de navegador, y en tu móvil también puedes hacer el seguimiento de la ruta.

No tengo suelto, ¿me puedes dar cambio?

Otra de las grandes ventajas de estas aplicaciones es que no tienes que pagar en efectivo, no necesitas preocuparte de si llevas suficiente dinero para pagar la carrera, no tienes que preocuparte en pensar si te están cobrando de más por llevar una maleta o porque sea de noche.

En Uber, Lyft, Cabify, etc. el pago es automático y mediante tarjeta. Una vez que llegas al destino el conductor o tú mismo puedes confirmar que la carrera ha finalizado y se realiza la transacción, incluso en la propia aplicación puedes dejar propina.

¡Que nada te pare en las vacaciones! Ya puedes desplazarte a donde quieras sin tener que ir andando o ir en metro.